Ferratto nace de una idea sencilla, la de combinar  creatividad, imaginación y diseño, aplicándolos a los objetos cotidianos, de los que hacemos uso a diario, para que se puedan contemplar y disfrutar como creaciones únicas

ASPECTOS A TENER EN CUENTA

¿Por qué es importante aportar abono a las plantas?

Al igual que el resto de seres vivos, las palmeras y plantas en general necesitan comer. De hecho comen todos los días, o intentan hacerlo, porque normalmente buscan y buscan pero no encuentran nada. Mucha gente que piensa que el sustrato donde trasplantamos nuestras plantas les dá suficiente  alimento, lo cual es parcialmente cierto en el mejor de los casos, ya que estos sustratos suelen llevar algo de materia orgánica, pero no lo suficiente para olvidarnos de aportar los nutrientes que las plantas necesitan.

¿Qué tipo de nutrientes necesitan las plantas?

Igual que nuestros alimentos contienen hidratos de carbono, proteínas, grasas, etc., las plantas necesitan de 6 macroelementos, principalmente nitrógeno, fósforo y potasio, y otros 7 microelementos que en menor cantidad que debemos aportar periódicamente al sustrato en forma sólida o con el agua de riego y en una proporción que varía en función del tipo de planta y de la fase de desarrollo en la que se encuentre.

No os asustéis, que no hay que hacer fórmulas magistrales, ya que en el mercado existen abonos complejos que incorporan todos estos nutrientes en diferentes proporciones. El objetivo es que con un único producto la planta tenga todas sus necesidades cubiertas, especialmente en la época del año donde están más activas, que suele ser desde la primavera hasta mediados del otoño, dependiendo de la especie.

Ubicacion_palmeras_y_plantas.html
Riego_palmeras_y_plantas.html
Sustrato_palmeras_y_plantas.html
Tratamientos_fitosanitarios_palmeras_y_plantas.html

¿Qué abono es más adecuado para mis plantas?

Buena pregunta. Salvo excepciones y aplicaciones especiales, un abono equilibrado en nitrógeno, fósforo y potasio es suficiente. Si la planta está en proceso de floración, utilizar un abono más rico en potasio. Para plantas recién trasplantadas y para fortalecer su sistema raticular, abonos más ricos en fósforo, y para crecimiento puro y duro, ricos en nitrógeno, pero que también tengan de todos los nutrientes para que la planta no tengan carencias. Y sobre todo, no pasarnos de las dosis recomendadas. Al igual que con el riego, una planta con pocos nutrientes no se desarrollará tan vigorosamente, pero una planta excesivamente abonada es muy probable que acabemos quemándola. Nosotros utilizamos para nuestras palmeras abonos de liberación lenta de 16-18 meses, que incorporamos en el trasplante, con lo que prácticamente no aportamos más abono hasta el siguiente trasplante.

Pero si quieres profundizar más sobre este tema, te invitamos a visitar nuestro artículo sobre el abonado en el blog de palmspace.